Historia de la Música Electrónica en Colombia _ Jacqueline Nova

La evolución en su intrinseca capacidad de dejar en el olvido lo que fue. Nos oscurece el pasado y nos limpia el panorama, y ya que  tenemos la tendencia a olvidar la historia (en todos los aspectos), acto que hasta en la musica electrónica sucede. Preparamos este es el  “recorderis” de una cultura que vive creciendo, pero que debe siempre tener una respuesta a la pregunta: ¿De donde vienen?.

Actualmente conocemos sin numero variaciones de sonidos y estilos de la música electrónica, algunos podríamos decir autóctonos, otros han sido creados en la mutación y fusión de estilos, y otros incursionando en su capacidad de globalizarse. Bien sea porque nacieron aqui o llegaron de otras partes, la historia de estos y su llegada son los cimientos de la cultura que estamos edificando.

jNova_opt

¿Quien fue Jacqueline Nova?

Nació en 1935 en Gante, Bélgica, de donde era su madre. En ese mismo año, la familia Nova Sondag partió hacia Bucaramanga, donde Jacqueline pasó su infancia y adolescencia, y a la edad de siete años tuvo su iniciación musical con clases privadas de piano. La familia se trasladó a Bogotá cuando Nova tenía veinte años.

En 1958, Jacqueline ingresó a la carrera de piano en el Conservatorio de la Universidad Nacional. En 1963 optó por ignorar la “tradición” que la empujaba hacia la interpretación pianística y prefirió seguir el camino de la composición musical. Fue la primera compositora colombiana graduada del Conservatorio Nacional de Música de la Universidad Nacional (1967). Vivió en Buenos Aires como becaria del Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales (CLAEM), del Instituto Torcuato di Tella (1967-1968). Allí contó con el ambiente propicio para crear dentro de los lenguajes vanguardistas y se encontró con un laboratorio dotado con tecnología de punta que animó sus indagaciones en este terreno, algo que no era posible en Colombia. Al parecer, la hostilidad de un medio marcadamente machista y ‘lesbofóbico’ la llevó a establecer lazos fuertes más con artistas de otras áreas (plásticas, teatro, cine) que con la comunidad musical. Y fue a partir de esa experiencia en el CLAEM que se preocupó por trabajar con los medios electroacústicos casi de forma permanente, en conjunto con los instrumentos acústicos tradicionales, es decir, por la realización de música mixta, así como en la creación interdisciplinaria.
A su retorno a Colombia, realizó una gran cantidad de actividades paralelas a la composición musical, todas encausadas a la divulgación de la música contemporánea. El primer emprendimiento fue el ciclo radial ‘Asimetrías’, presentado en la Radiodifusora Nacional de Colombia entre 1969 y 1970. Éste se convirtió en el primer programa en Colombia dedicado enteramente a la música nueva. En 1970 presentó en Bogotá y Medellín la conferencia-concierto ‘La música electrónica‘. En el terreno de la divulgación, la Agrupación Nueva Música fue la primera en su especie en el país, pues se dedicó enteramente al repertorio contemporáneo.
En 1969, Nova creó, en conjunto con la artista plástica Julia Acuña, la obra Luz-Sonido-Movimiento. Según sus creadoras, el personaje central era el público y no se podía hablar de espectador en tanto el desarrollo de la obra era completamente vivencial a partir de la activación que debía ejercer cada persona sobre los diferentes componentes, como una invitación a dialogar con lo conocido y lo desconocido.
El papel de la creación interdisciplinaria fue tan importante que Nova colaboró, desde el ámbito sonoro, en diversos proyectos: en teatro con Enrique Buenaventura y Jorge Alí Triana componiendo la música para las obras Macbethpara conjunto de cámara (1967) y Julio César para voces y sonidos electrónicos (1969) respectivamente; en literatura con la escritora Dora Castellanos para la realización del Oratorio Hiroshima para orquesta, contratenor, contralto, 16 voces femeninas, coro y sonidos electrónicos (1972); y en el cine aportó desde la electroacústica al componer la música original de la película Camilo, el cura guerrillero (1974) de Francisco Norden. Lo anterior sumado a las colaboraciones en las artes plásticas y visuales con las artistas Feliza Bursztyn y Acuña.

Una de las obras más innovadoras de Jacqueline Nova Sondag, es Creación de la Tierra, en la que convergen dos de los más grandes intereses de Nova: la voz humana y los medios electrónicos. La obra es una referencia obligada en la creación electroacústica latinoamericana de la década de los setenta,  realizada con material vocal a partir de los cantos de la creación de la tierra de los indígenas U´wa.

Nova murió en Bogotá de cáncer de huesos en 1975, a los cuarenta años de edad. Su trágica y temprana muerte no sólo truncó una carrera en plena fuerza creativa sino que afectó de manera directa el desarrollo de la música electroacústica en el país: tras su muerte hubo un gran silencio de más de una década en la creación musical con medios electrónicos en el país.
fuente Mincultura
Anuncios

Opináte Algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s